El espejo mágico

Publicado: julio 7, 2010 en Reflexión
  • Si quisiésemos rotular el problema actual, el más general de todos, ¿cómo lo haríamos? Capitalismo, poder, necedad, ignorancia, desinterés, desidia, egoísmo, la lista es larga… Frases trilladas como “la tierra la pedimos prestada a nuestros hijos” hasta figura en uno de los carteles de salida del Parque Nacional El Palmar, y sin embargo nuestras acciones jamás llegan a un 100% de eficiencia y el resultado, como siempre, es la falta de coherencia manifestada entre lo que hacemos, sentimos o pensamos, y decimos. Realmente somos la única especie en todo el planeta que produce basura… Vemos espantados como especies canívales se devoran entre sí, pero en la mayoría de los casos, esto sucede por la escacez de alimento. Y ¿qué hay de nosotros? Como bien se lee abajo, un ejemplo válido es el AGROCIDIO.
    ¿A qué apunto? A que cada uno de nosotros nos miremos en un espejo, nos reconozcamos, lo bueno, lo malo, lo inócuo… Sólo así podemos poner manos a la obra para que este mundo sane un poco aunque sea, lo suficiente como para no extinguirnos y ver si en algún momento el Homo sapiens puede ir enmendando toda la degradación antinatural que causó… sin llegar a la acción fanática, o enfermiza de la obsesión…
    El giro actual, que ya se perfila en la educación, dado el fracaso del neoliberalismo, parece más un “manotaso de ahogado” que algo factible de ser llevado a la práctica, dado el nivel de desinterés, la falta de compromiso o la incoherencia propia de cada uno de nosotros. Y esto sucede desde nuestro metro cuadrado hasta las más altas esferas… Monsanto y su Fundación, Coca Cola juntando sus propias tapitas para donarlas al Garrahan (“Gracias por participar”), Schell haciendo propagandas de sus combustibles derivados del petróleo con un mar de fondo y pecesitos tropicales que por suerte no flotan sobre la superficie del derrame de un carguero petrolero sino que, para que nadie se deprima, aparecen nadando felices… Hartazgo sentimos hasta que alguna mano nos alcance un espejo… Un trago amargo, una respiración profunda y los invito a bajar la vista para que juntos nos volquemos a una introspección reflexiva y, lejos de pretender que sea culposa, anhelo que sea responsable, para cada uno de nosotros…
    La caridad bien entendida empieza por casa, y esta frase trillada es sin embargo casi un axioma. Re-conociéndonos podemos hacer un trabajo que se irá exteriorizando, y sus consecuencias no serán totalmente conocidas. Pero vale la pena por nosotros.

    Irene Maipah

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s